Cambios regulatorios en el coste eléctrico y la sostenibilidad energética

Sesión organizada con la colaboración de Enertrade para dar a conocer la entrada en vigor de normativas que regulan el coste eléctrico y el avance de la sostenibilidad energética

Cambios regulatorios en el coste eléctrico y la sostenibilidad energética

Con motivo de la entrada en vigor de normativas que regulan el coste eléctrico y el avance de la sostenibilidad energética, el Cluster de Alimentación de Euskadi organizó un webinar con el que dar a conocer a sus asociados las novedades en estos ámbitos. En concreto, la sesión sirvió para abordar, de la mano del equipo de Enertrade –partner habitual del Cluster en cuestiones de energía–, la Circular 3/2020 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que entra en vigor en abril y busca un consumo más eficiente de la energía, y el Decreto 254/2020 que desarrolla la Ley 4/2019 de sostenibilidad energética en la Comunidad Autónoma Vasca.

Sonia Lizarralde se encargó de abrir la jornada detallando la Circular 3/2020, que afecta a la totalidad de consumidores de energía eléctrica del Estado. Con ella se establece la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución de electricidad. Estos peajes se diferencian por niveles de tensión tarifarios y periodos horarios, y constan de un término de facturación por potencia contratada y otro por energía activa consumida.

La circular puede modificar la factura eléctrica de los grandes consumidores en varios aspectos. Por ejemplo, en el número de periodos que tiene su tarifa eléctrica. Asimismo, las potencias contratadas óptimas cambiarán, porque las reglas para pagar por potencia cambian. Esto implica que las empresas necesitarán optimizar sus potencias conforme al nuevo sistema.

Por su parte, Sara Ochoa aclaró las implicaciones para los centros ubicados en Euskadi del Decreto 254/2020 que desarrolla la Ley 4/2019. Supone un paso más en la línea de actuación del Gobierno Vasco en materia de sostenibilidad energética, y entre sus principales aspectos destaca la exigencia de realizar auditorías energéticas por el 100% del consumo energético en un rango de empresas mucho mayor que el que afecta la norma estatal.

Otra de las novedades que introduce es la necesidad de contar con un sistema de gestión energética y de formación y sensibilización en materia de ahorro energético, fomento de la eficiencia energética y uso de renovables.