Impulsando la vigilancia del entorno para que las empresas de alimentación se anticipen a los retos del futuro

La jornada, organizada junto a Innobasque, sirvió también para presentar el ‘2º Informe de Tendencias y Casos del sector’ elaborado por el Observatorio Estratégico del Cluster.

El Cluster impulsa la vigilancia del entorno para que las empresas se anticipen a los retos del futuro

Conocer los cambios que se dan en el entorno permite aprovechar las oportunidades y reaccionar ante las posibles amenazas. En este sentido, saber qué está pasando en el mercado y anticiparse a las nuevas necesidades del consumidor resulta fundamental para que la toma de decisiones de las empresas de alimentación sea exitosa y ayude a impulsar su competitividad. Por ello, el Cluster de Alimentación de Euskadi colaboró con Innobasque, la Agencia Vasca de la Innovación, en la organización de esta jornada de sensibilización enmarcada entre las iniciativas de la Estrategia de Especialización Inteligente RIS3 Euskadi.

La sesión, en la que participaron cerca de un centenar de asistentes de manera virtual, perseguía concienciar a las empresas de toda la cadena de valor alimentaria de la necesidad de vigilar el entorno para anticiparse a los retos del futuro. Asimismo, sirvió para dar a conocer hacia dónde están virando consumidor y mercado en el contexto actual de pandemia mundial, y para compartir y priorizar las oportunidades del mercado con la finalidad de ayudar en la reactivación de la actividad empresarial.

Como señaló en su intervención Patricia Martínez, Project Manager en Prospectiva e internacionalización de Innobasque, “en estos tiempos tan cambiantes ya no vale con adaptarse, sino que la competitividad de la empresa pasa por adelantarse a dichos cambios”. No en vano, esta cultura prospectiva impulsada por Innobasque enlaza directamente con los objetivos del Observatorio Estratégico del Cluster de Alimentación de Euskadi, la herramienta que procesa información relevante del entorno y la analiza para identificar oportunidades y ayudar a las empresas asociadas en la toma de decisiones inteligentes que requiere el sector.

2º Informe del Observatorio Estratégico

Precisamente, la jornada acogió la presentación del ‘2º Informe de Tendencias y Casos del sector de Alimentación y Bebidas’ elaborado por el Observatorio Estratégico. Violeta González y María Zalbidea de la consultora C4E —partner del Observatorio en cuestiones de Mercado, Consumidor y Producto— se encargaron de exponer los múltiples casos de innovaciones exitosas surgidas en todo el mundo a raíz de la situación provocada por la Covid 19, recogidos en el citado estudio.

Este informe distribuye los casos de innovación en siete grandes grupos de tendencias: Modos de consumo post-coronavirus; Salud; Vegan Nation; Sostenibilidad; Propósito corporativo; Delivery y proximidad; y Tecnología.

Así, a través de inspiradores ejemplos, se fueron detallando, entre otras iniciativas, la apuesta de la restauración por experiencias de consumo más personales y hogareñas, la utilización de nuevas redes sociales y otros espacios (e-sports, gaming, etc.) que empiezan a explorar las marcas de alimentación, la demanda en continuo aumento de los productos con beneficios adicionales para la salud, el creciente interés por la dieta vegana y la apuesta de grandes marcas por desarrollar su propia carne artificial (‘fake meat’), o la evolución hacia un packaging más sostenible y la comunicación de proyectos de compensación de gases de carbono como parte de la estrategia de marketing de la empresa.

También se abordaron cuestiones como la cada vez más frecuente incorporación de empresas alimentarias a la comunidad B Corporation —certificación que garantiza que los objetivos de la compañía van más allá del mero beneficio económico y buscan un impacto positivo en la comunidad—, y los nuevos modelos de negocio surgidos a partir del auge experimentado por el Delivery desde el comienzo de la pandemia. En el apartado tecnológico se analizaron las soluciones de inteligencia artificial que ayudan a predecir y optimizar el consumo, el número y la frecuencia de los pedidos, las nuevas herramientas para gestionar los residuos, la tecnologización del supermercado con avances como el reconocimiento facial o la compra por voz, o la digitalización de sectores más tradicionales como la agricultura, la ganadería o la pesca.